Una urna funeraria (también llamada ‘cineraria’, del latín «cinis, -eris», ceniza) es un vaso cerrado elaborado en cerámica, piedra, bronce, mármol, alabastro o vidrio, en el que los parientes de un difunto recogen sus cenizas después la cremación.1​2​

Usada durante siglos para guardar las cenizas tras la cremación de un cadáver, sigue utilizándose por las empresas de pompas fúnebres. Otro recipiente que pudiera estar relacionado con estos usos, es el relicario, de menor tamaño y que no contiene más que una porción de los restos.3​

No se encontraron productos que concuerden con la selección.